editorial plataforma neo·extraterrestres·fantasía·Jennifer L. Armentrout·juvenil·libros·marcianos·new adult·obsidian·opinión·plataforma neo·reseña·romántica·saga lux

Obsidian – Jennifer L. Armentrout

Título Obsidian
Autor Jennifer L. Armentrout
Editorial Plataforma Neo
Año 2012
Páginas 446
Encuadernación Tapa blanda con solapas
Género Juvenil, romántica, fantasía
Saga Lux 1/5

Cuando nos mudamos a Virginia Occidental, justo antes del último curso deinstituto, creía que me esperaba una vida aburrida, en la que ni siquiera tendríainternet para actualizar mi blog literario. Entonces conocí a mi vecino,Daemon. Alto, guapo, con unos ojos verdes impresionantes… y tambiéninsufrible, arrogante y malcriado.Pero eso no es todo. Cuando un desconocido me atacó, Daemon usó suspoderes para salvarme y después me confesó que no es de nuestro planeta.Sí, lo habéis leído bien. Mi vecino es un alienígena sexy e inaguantable.Resulta que, además, él y su hermana tienen una galaxia de enemigos quequieren robar sus poderes. Y, por si fuera poco, ahora mi vida corre peligropor el simple hecho de vivir junto a ellos.

Los que hayáis leído este libro no os vais a creer lo que voy a decir de él. Y sobre todo mi opinión no es la típica que encontráis en todas las reseñas que hay por los blogs literarios.
El libro lo he leído para el club de lectura porque puedo deciros que no me llama nada, y aunque lo iba a leer en algún momento, no me gusta leerlo con tanto boom que tiene ahora porque luego pasa lo que me ha pasado. No me ha gustado.
Lo único positivo que he encontrado a la historia es que tiene buen ritmo. No paran de pasar cosas aunque muchas ya me las podía imaginar. Porque, no sé a vosotros, pero a mi me ha recordado a otras sagas juveniles de urban fantasy. No con marcianos, claro. Pero sí con otros seres sobrenaturales, ejem vampiros. Absolutamente todo me recordaba a esos libros. Desde la aptitud de los dos protagonistas hasta en la forma en que descubre lo que es el protagonista. Pasando en la reacción tan normal y natural de la protagonista de descubrir lo que es ese Adonis que tiene por vecino, y por la las leyendas de nativos americanos que rodea la localidad donde viven los protagonistas.
Luego nos encontramos con esos protagonistas que bueno… Ella la típica chica que es guapa pero ella no lo sabe, y viene el tío buenorro para decirle lo sexy que es haciendo según que gestos o por su aptitud tan natural. Y él, el típico tipo cretino que en el fondo tiene buen corazón, y por causas de su pasado se comporta como se comporta. Pero se le puede perdonar todo porque está muy bueno. Y para recordarnos lo cretino pero que está como un tren, tenemos a la protagonista repitiéndolo en cada uno de sus pensamientos.
He acabado un poco harta del tira y afloja de los protagonistas. Se que da mucho juego. Pero llega un momento que cansa. Y la sinopsis la caga al decirnos que ser son los vecinos misteriosos. Porque hasta el capítulo quince o dieciséis no se sabe de verdad lo que son.
La autora solo se centra en los protagonistas. En resaltar lo guapísimo que es nuestro vecino marciano en cada una de las páginas. Mover un poco a los protagonistas, hacerlos pelear y poco más. Porque los protagonistas secundarios no son nada en la historia y podrían haber dado mucho juego. Pero suficiente juego da ya el tira y afloja de los protas, ¿no?
En conclusión, otra novela adolescente de urban fantasy. Donde pasa lo mismo de siempre, con unos protagonistas muy típicas. Muchas hormonas y demasiados tópicos. Tantos que me ha parecido una copia de otra famosa saga de libros con seres sobrenaturales. 

“-Seguramente Daemon era físicamente el hombre más perfecto que jamás había visto-su cara haría las delicias de cualquier retratista-, pero a la vez tenía bastantes papeletas para ser el cretino más grande sobre la faz de la Tierra”
“-Siempre he creído que las personas que son hermosas de verdad, por dentro y por fuera, son aquellas que no son conscientes del efecto que tienen en los demás-Me buscaba con los ojos y, por un instante, nos quedamos el uno frente al otro, quietos-. Aquellas que ostentan su belleza la echan a perder. La hermosura es pasajera. Es un caparazón que oculta las sombras y el vacío que hay en el interior…”   
“-Mira que llamarte tarado…Esa es una palabra que no te define bien-le dije sonriendo-«Gilipollas» te pega más”
“Pasara lo que pasara, siempre me quedaban los libros. “
¿Habéis leído el libro? ¿Qué os pareció? Espero vuestros comentarios