editorial roca · fantasía · libros · literatura · Neil Gaiman · neverwhere · opinión · reseña

Neverwhere – Neil Gaiman

Título Neverwhere
Autor Neil Gaiman
Editorial Roca
Año 2015
Páginas 384
Encuadernación Tapa dura con sobrecubierta
Género Fantasía

En el subsuelo de Londres, como debajo de cada gran ciudad, existe un mundo desconocido e invisible, plagado de extraños seres, en el que sobrevivir depende de abrir las puertas adecuadas… Hay mundos bajo tus pies, espías bajo las escaleras y formas que esperan al otro lado de los portales, que sólo has atisbado en tus sueños. Tras leer «Neverwhere», nunca volverás a pasar por los sombríos lugares del mundo moderno con la misma confianza infantil.

Volvemos a introducirnos en esa mente tan especial que tiene Neil Gaiman a través de un Londres que conocemos y otro que no conocemos. Y es que en esta historia Gaiman nos pone como escenario principal el Londres que se «esconde» bajo los píes. Un mundo mágico, con habitantes muy especiales que tienen todos los elementos que me gustan de las historias del autor.
Al principio no sabes que es lo que ocurre porque van dos historias en paralelo pero no sabes que ocurre realmente. Hasta que llega un momento en el que los dos personajes se unen y se nos muestra todo ese nuevo mundo de primera mano. Aunque lo vamos conociendo al mismo tiempo que el personaje masculino de la historia. Lo cual es muy interesante ya que no sabes que te vas a encontrar y las reacciones de él son las mismas que tendrías tú al leerlas o incluso vivirlas.
El comienzo me ha parecido bastante lento ya que hasta más de la mitad del libro no ocurre realmente nada, porque como digo, se nos va mostrando todo el mundo subterráneo que ha creado Gaiman para este libro. Luego las cosas van sucediendo a un ritmo que no puedes dejar de leer. Y aunque el final se resuelvo muy muy rápido me ha gsutado mucho. Pero al ver que faltaban algunas páginas para terminar sabía que habría algún cambio más en el final. Por lo que el giro final no me ha sorprendido mucho aunque sí la forma en la que sucede. Además la longitud de algunos capítulos no ayuda a que sea una lectura amena o rápida. Por lo que hay que tomárselo con calma.
Los personajes que nos encontramos en esta historia son geniales todos. Desde Richard, del cual vemos una evolución de principio hasta la última página que me ha enamorado. Como las vivencias a lo largo de su viaje por el subsuelo londinense van haciéndole ver el mundo y su forma de vida muy distinta a como era al principio. Luego nos encontramos a Puerta una chica que ha sufrida mucho en el pasado pero que mantiene su forma de ser a lo largo de todo el libro. Además encontramos a otros personajes secundarios muy carismáticos y los cuales tienen sus secretos. Estos son los que dan mayormente algunos giros a la historia y los que piensas que no tienen mucha importancia para la historia pero es todo lo contrario.
Pero los personajes que más me han gustado son Croup y Vandemar, dos asesinos sádicos que con sus palabras y trucos saben sacar información y hacer lo que quieren con sus victimas. Me han encantado porque sus diálogos eran auténticos juegos de palabras, que es lo que más me gusta de los libros de Gaiman, ese doble sentido o acertijos que crea para que sucedan cosas que no puedes imaginar.
En conclusión, un libro de Gaiman con mucho de él en su interior. Con un mundo y personajes muy carismáticos, con los que vivir una gran aventura donde no sabes que va a ocurrir tras la siguiente puerta. Me han encantado esos diálogos con dobles sentido de Croup y Vandemar, los malos malísimos de la historia, pero que me han gustado mucho por no perder nunca su esencia maníaca. 

«La mujer levantó la linterna, que brillaba a través del puente. Richard podía ver todo el camino a través del puente. Estaba desierto. ¿Dónde está?, se preguntó. Se fue, dijo la mujer, su compañera de plano. La oscuridad se la llevó»
«Era un viernes por la tarde. Richard había observado que los acontecimientos eran unos cobardes: no sucedían de uno en uno, sino que llegaban en manadas y se abalanzaban sobre él todos a la vez.»
«Era mucho más fácil no creer en algo cuando no te estaba mirando directamente a los ojos ni diciendo tu nombre.»
«Los momentos había que vivirlos; esperar era un pecado tanto contra el tiempo que aún estaba por venir como por los momentos que uno ignoraba en el presente.»
¿Habéis leído el libro? ¿ Qué os pareció? Espero vuestros comentarios