anagrama·editorial·Haruki Murakami·la caza del carnero salvaje·libros·narrativa·opinión·reseña

La Caza del Carnero Salvaje – Haruki Murakami

El narrador, un desencantado treintañero, tiene una pequeña agencia de publicidad y traducciones. En una de sus campañas publicitarias ha publicado una fotografía aparentemente sin importancia: un rebaño de ovejas con un idílico fondo de montañas nevadas, y entre ellas, un carnero. Pero esta imagen banal pondrá al protagonista en el punto de mira de un poderosísimo grupo industrial.

Este es el primer libro de mi reto de Murakami. Y aunque lo cogí con  muchas ganas, lo tuve que dejar un tiempo y leer otros libros porque el principio se me hizo lento. Pero en cuanto lo volví a retomar la historia fluyo muy rápida. Cuando quise darme cuenta, ya había terminado el libro. Y como siempre hace este autor, me deja la sensación de que quiero más de sus historias y de sus personajes.
Cuando te embarcas en una obra del autor tienes que ir con la mente muy abierta porque aunque a primera vista parezcan historias de gente normal, al final tiene su punto de sobrenatural. Pero no con seres sobrenaturales. Sino con personajes normales que tienen mayor sensibilidad a percibir lo que otros no ven o sienten. En esta obra lo podemos ver en algunos de sus personajes, y sobre todo en el famoso carnero que tiene que buscar nuestro personaje.
El estilo narrativo tan particular del autor se ve reflejado desde la primera página. Ese estilo narrativo que resulta muy fluido y que te introduce en la historia. En la cual nunca suelen ocurrir grandes acontecimientos pero esa profundidad en los sentimientos y en lo corriente de los personajes engancha al lector.
La gran particularidad de esta historia es que los personajes no tienen nombre propio. Al principio me chocó mucho pero según iba pasando la historia me acostumbre. El no dar un nombre a los personajes pero si identificarlos por su relación con el narrador/ personaje principal no lleva a error sino a diferenciarlos y conocerlos mejor interiormente.
El final me ha gustado mucho. No lo he visto venir. Y me ha parecido el más adecuado en la historia. Así el mensaje del autor a lo largo de toda la historia de empezar de cero no es malo sino un nuevo principio, se ve remarcado por todos los personajes que giran alrededor de la historia, del protagonista y del carnero
En conclusión, aunque al principio es un libro un poco lento en cuanto a trama porque hace flashback para ponernos al corriente de todo lo que rodea al personaje principal. En cuanto llega el momento, todo fluye y no te das cuenta de lo rápido que se pasan las páginas. Y el final, te deja con ganas de leer más sobre el autor

“Así fue como ella, junto con sus combinaciones, desapareció para siempre de mi vida. Hay cosas que se olvidan, hay cosas que desaparecen, hay cosas que mueren. Y no por eso hay que hacer un drama”
“Cuando esperas con tanto anhelo el regreso de alguien durante un tiempo, lo que ocurre luego te da igual. Tanto si son cinco años como si son diez años o solo un mes… todo te da igual”
“En el interior de aquella casa, el tiempo fluía de un modo extraño. Hasta cierto punto, era lo mismo que ocurría con el viejo reloj de pesas del salón. La gente que visitaba la casa le daba cuerda. Mientras las pesas estaban altas, el tiempo transcurría al compás del tictac. Sin embargo, la gente se iba y las pesas acababan su recorrido, el tiempo se detenía. Y entonces los posos de un tiempo inmóvil se iban sedimentando sobre el suelo en sucesivos estratos de vida descolorida”
¿Habéis leído el libro? ¿Qué os pareció? Espero vuestros comentarios


libros·Mac Lupen·narrativa·novela·opinión·reseña·un ipad en los 80·vida real

Un iPad en los 80 – Mac Lupen


El Dr. Marcos Mata, divorciado de 39 años, se somete a una intervención quirúrgica en el hospital donde trabaja. Se despierta de la anestesia en la casa de sus padres y descubre que vuelve a tener ocho años. Son los años ochenta. Sin poder comprender lo que ocurre, a partir de ese momento, tendrá que volver a vivir su vida, de la cual no ha olvidado ningún detalle. La relación con sus padres, con sus compañeros, con las chicas… Sabe que puede cambiar la evolución de las cosas; pero también que hacerlo tiene sus consecuencias. Marcos saca provecho económico de sus conocimientos sobre lo que aún no ha ocurrido pero… ¿Qué hay de los sentimientos? ¿Se es feliz apostando siempre al caballo ganador?
¿Qué harías tú si pudieras volver a vivir tu propia vida?

Lo primero agradecer a Éride Ediciones por el ejemplar.
Este libro me ha sorprendido bastante. Le dí una oportunidad porque la sinopsis me llamó bastante la atención con ese tema de ver la vida desde el punto de un adulto con cuerpo de niño. Leyéndolo me acorde de la película “Big”, es la historia a la inversa niño atrapado en cuerpo de adulto. Pero en lo que coinciden es que cada uno muestra los sentimientos y opiniones de lo que les rodea desde la edad mental, algo con lo que no coincide su edad física.
Me resultó un libro muy divertido de leer. Con un vocabulario y forma de contar la historia muy rápida y fresca. En ningún momento te cansas de la historia que te está contando el protagonista. Hay momentos en los que te llegas a identificar, sobre todo si eres un lector que ha vivido su infancia entre los 80 y 90. Te hace recordar tu propia infancia y todo eso que tenías olvidado. Pero hay momentos en los que el protagonista es demasiado adulto para ese cuerpo tan infantil, dando unas ganas de darle una colleja…
Según vas leyendo te puedes llegar a plantear que hubieras hecho tú en ese momento si supieras lo que iba a pasar, algo que le ocurre al protagonista.
Lo que realmente me ha gustado y más me ha llamado la atención de este libro, ha sido el final. Después de leer el epílogo te planteas muchas preguntas que vas respondiéndote tú mismo encajando las piezas que va dejando el autor a lo largo del libro, y al principio pasan un poco desapercibidas pero luego las recuerdas. Y la lectura final es mucho más comprensible, o no.
Sin duda, es un libro que os recomiendo. Y que al principio puede parecer un poco extraño pero el final es todo el libro. Dejando un muy buen sabor de boca.
En conclusión, una lectura diferente y muy amena. Con la que su final te hará pensar sobre lo que has leído, replanteandote muchas preguntas.

“Imposible recordar la cantidad de veces que inútilmente traté de despertarme de un absurdo sueño.
Tiempo tendría de comprobar que era real”
“En la antigua vida también tenían sus más y sus menos. Creo que el hombre necesita un motivo para discutir. Yo fui su motivo en la nueva vida”
“Cuántas cosas nos perdemos en el primer round de la vida; aunque pocas de las que nos perdemos son buenas. El filtro con que ve la vida un niño es beneficioso para su desarrollo, entiendo que por eso existe.”
“Yo he sido un prisionero escapado de la caverna que simplemente no ha querido volver a la misma. Si alguna vez me he visto obligado a entrar momentáneamente, he fingido no saber nada del mundo exterior. La realidad eran las sombras que el resto de los prisioneros veían proyectadas en la pared. Nadie tendrá ningún problema contigo mientras tú hables de las sombras de la pared como la única realidad existente”
“Una vez más, nos quedamos mirando la fachada de las cosas, sin llegar a conocer lo que hay detrás”
“Había estado, en la antigua vida, con mi padre en el entierro de mi madre; pero la situación inversa me produjo bastante impresión, y pocas cosas lo hicieron en la nueva vida”
“Seis chavales en el vagón. Chavales de la antigua vida, cuando yo también lo era y cuando la amistad tenía un valor como pocas cosas más volverían a tenerlo en la vida”
“Ser un tahúr en la partida de la vida no siempre da la felicidad”
¿Habéis leído el libro? ¿Qué os pareció? Espero vuestros comentarios