fantasía·Harry Potter·J.K. Rowling·la piedra filosofal·libros·magia·opinión·reseña

Harry Potter y la Piedra Filosofal – J.K. Rowling

Harry Potter se ha quedado huérfano y vive en casa de sus abominables tíos y del insoportable primo Dudley. Harry se siente muy triste y solo, hasta que un buen día recibe una carta que cambiará su vida para siempre. En ella le comunican que ha sido aceptado como alumno en el colegio interno Hogwarts de magia y hechicería. A partir de ese momento, la suerte de Harry da un vuelco espectacular. En esa escuela tan especial aprenderá encantamientos, trucos fabulosos y tácticas de defensa contra las malas artes. Se convertirá en el campeón escolar de quidditch, especie de fútbol aéreo que se juego montado sobre escobas, y se hará un puñado de buenos amigos… aunque también algunos temibles enemigos. Pero sobre todo, conocerá los secretos que le permitirán cumplir su destino. Pues, aunque no lo parezca a primera vista, Harry no es un chico común y corriente. ¡Es un verdadero mago!

Esta reseña no va a ser como las demás. ¿Por qué? Porque este libro es una relectura. Y por ello ya sabía lo que iba a pasar y la forma en que estaba escrito. Así que lo que os traigo son las impresiones que me he llevado con el nuevo reencuentro con este libro.
Por si alguien no lo sabe Harry Potter es mi saga favorita y desde que lo leí por primera vez hace más de diez años, estoy totalmente enamorada de todo su mundo. Así que en cuanto vi la noticia del maratón que organizaban dos blogueras, no dude en apuntarme. Porque hacía tiempo corría por mi cabeza la relectura de la saga pero por tiempo y cantidad de pendientes no me animaba.
Como siempre digo a todo el mundo que me pide que le recomiende un libro, si no habéis leído nunca a Harry Potter no se que estáis haciendo todavía porque yo creo que es una lectura indispensable en la vida de cualquier lector. Que no os dé miedo el número de volúmenes (son un total de 7) o poner la excusa “Es que ya me he visto las películas, y ya sé como termina”. Porque eso no son excusas para leerlo. No sabéis lo que os estáis perdiendo porque hay muchas cosas por descubrir.
Yo todavía me encuentro cosas que antes no me habían llamado la atención o que pasa por alto porque piensas que no son importantes. Esto me ha ocurrido con esta primera parte, donde se nombra a Sirius Black en las primeras páginas y la primera vez que lo lees sin saber como siguen los libres pasa totalmente desapercibido, pero que ahora con esta relectura me ha sacado una sonrisa porque se de quien hablan.

Mirar que pequeños… :3 Os iré poniendo las fotos de cada año
para ver la evolución ^^

También me ha ocurrido que me he reído muchísimo más con algunos diálogos ya que sé que forman parte de la personalidad de los personajes o he odiado mucho más a los Dursley porque sé que nada les va a cambiar en la forma de tratar a Harry. Y cuando digo nada es absolutamente nada.
He vivido cada encuentro y descripción de los personajes con una emoción. He podido saborear cada una de las palabras que usa Rowling para las descripciones.
Y sobre todo no podía dejar de leer porque quería más y más historia de Harry. Porque recordaba lo que iba a suceder después y tenía ganas de volver a vivirlo.
Para terminar, recordaros que los libros siempre son mejor que las películas. A mi me ha ayudado mucho haber visto las películas para recrear más vivido los escenarios y más personalizados los personajes. Y ya se que las comparaciones son malas pero entre un libro y una película, yo siempre elijo al primero porque en el segundo hay partes que te gustarían que salieran y no salen o algo no lo han ambientado como tu quieres.
En conclusión, da igual lo años que pasen porque Harry Potter se ha convertido en mi clásico. Me sigue y seguro que me seguirá emocionando como la primera vez que llego a mis manos (gracias a mi hermano que no lo quería…). Y seguirá siendo el libro que recomiende a toda persona que quiera leer un buen libro de fantasía.

“Aquí habrá muy poco de estúpidos movimientos de varita y muchos de vosotros dudaréis que esto sea magia. No espero que lleguéis a entender la belleza de un caldero hirviendo suavemente, con sus vapores relucientes, el delicado poder de los líquidos que se deslizan a través de las venas humanas, hechizando la mente, engañando los sentidos… Puedo enseñaros cómo embotellar la fama, preparar gloria, hasta detener la muerte… si sois algo más que los alcornoques a los que habitualmente tengo que enseñar.”

“…Y no tienes que preocuparte por la quaffle o las bludgers…
– A menos que me rompan la cabeza
– Tranquilo, lo Weastley son los oponentes perfectos para las bludgers. Quiero decir que ellos son como una pareja de bludgers humanos.”

“- Llámalo Voldemort, Harry. Utiliza siempre el nombre correcto de las cosas. El miedo a un nombre aumenta el miedo a la cosa que se nombra”

¿Habéis leído el libro? ¿Qué os pareció? Espero vuestros comentarios