contemporáneo · el mar de la tranquilidad · juvenil · Katja Millay · libros · opinión · plataforma neo · reseña · romántica

El Mar de la Tranquilidad – Katja Millay

Título El Mar de la Tranquilidad
Autor Katja Millay
Editorial Plataforma Neo
Año 2015
Páginas 449
Encuadernación Tapa Blanda con Solapas
Género Juvenil, contemporáneo, romántico

La antigua prodigio del piano Nastya Kashnikov quiere dos cosas: terminar la escuela secundaria sin que nadie conozca su pasado y conseguir que el chico que le arrebató todo -su identidad, su espíritu, sus ganas de vivir- pague por lo que hizo.La historia de Josh Bennett no es ningún secreto. Cada persona que ha amado ha sido arrancada de su vida, y a los diecisiete años no le queda nadie. Ahora lo único que quiere es estar solo. Y parece que la gente comprende que no necesita compañía. Todos excepto Nastya, la misteriosa chica nueva del instituto, que poco a poco irá acercándose a él. Pero cuanto más llega a conocerla, mayor es el enigma. A medida que su relación se intensifica, las preguntas sin respuesta empiezan a acumularse y él comienza a preguntarse si alguna vez conocerá los secretos que Nastya ha estado ocultando, o incluso si quiere saberlos

Este ha sido un libro duro de leer, y muy difícil de reseñar. ¿Y por qué? Porque al comienzo del libro lo hubiera tirado por la ventana y me hubiera quedado bien a gusto. Pero tenía algo que me atrapaba y al mismo tiempo me repelía. Es un libro que al mismo tiempo que me desagrada, tiene algo que me gusta. 
Lo primero que hay que destacar es la forma en la que esta escrito. Y es que, como seguro muchos (sino no sois todos) sabréis que la protagonista tiene mutismo selectivo, es decir, no habla porque no le sale a ella (con dos coj…). Así que todo lo que esta contado desde su punto de vista carece de diálogo, y son todo pensamientos e impresiones de esa protagonista. Según va avanzando la historia aparecen más diálogos y al lectura se hace más amena. 
El punto positivo del tipo de narración, es el que la historia esté contada desde dos puntos de vista. Y es que el personaje masculino me ha ganado. Deseaba que comenzara su parte de la historia porque eran muy tiernas y en muchas ocasiones te podías sentir identificado con sus actos.
Luego los personajes son otro punto del que hablar. Ya que encontramos los dos protagonistas. Nastya que es insufrible desde la primera frase y todos sus actos. Me parece un personaje egoísta, y en muchísimas ocasiones sus actos no están nada justificados. Por muy trágico que haya sido todo su pasado eso no justifica la manera en que trata a las personas que intentan ayudarla y la quieren.
Josh es lo mejor de la historia. Ya que es un personaje que aunque quiere pasar desapercibido en la vida de los demás, se hace querer y un gran hueco en los corazones de cualquiera. Y es que es un chico, que al contrario que Nastya, por muchas tragedias que lo rodeen, al final siempre puede encontrar el lado bueno o la esperanza en la vida.
Entre los personajes secundarios encontramos a los «amigos» de los dos protagonistas que son los típicos de una historia de adolescentes, con todos sus clichés y que acaban convirtiéndose en lo que sabes que va a convertirse para que todo el mundo tenga su final feliz.
Ese es el punto que no he comprendido en absoluto de la historia. Se supone que los protagonistas tienen unos pasados muy trágicos pero al conocerse todo se comienza a convertir en maravilloso y de color de rosa. Y aunque tengan sus problemas hasta llegar a la felicidad del final, al terminar todos son felices.
Otra cosa que no he comprendido es como a nadie le parece raro los cuadros macabros de la exposición y lo asocian con algo real y no de la pura imaginación de alguien… Además que en la parte final cuando nadie encuentra a la protagonista, no se les ocurre buscar en el lugar más obvio después de que se dé la noticia (no digo nada en específico para no spoilear a quien no lo haya leído, y solo los que los habéis leído lo entendéis jejeje)
En conclusión, un libro que me ha gustado en partes. Y en las otras partes ha sido bastante odioso. Al igual que la protagonista principal, la cual no he comprendido ni empatizado en ningún momento de la historia. Lo único que lo salva es el personaje masculino. Con un final bastante predecible y con unos actos de la protagonista nada creíbles y para nada justificados. 
«En realidad, morir no está tan mal cuando ya lo has hecho una vez. Y yo lo he hecho. Ya no tengo miedo de la muerte. Tengo miedo de todo lo demás.»
«Y entonces, hay destellos de todo. Colores, voces, máquinas, palabras duras. El dolor no aparece en destellos. El dolor es constante, continuo, infinito. Es lo único que conozco.»
«A veces es más fácil fingir que nada va mal que enfrentarse al hecho de que todo está mal, pero eres incapaz de hacer algo al respecto.»
«Todo el mundo quiere arreglarme. Mis padres quieren arreglarme. Mi hermano quiere arreglarme. Mis terapeutas quieren arreglarme. Se suponía que tú eras la persona que no iba a tratar de arreglarme.»
¿Habéis leído el libro? ¿Qué os pareció? Espero vuestros comentarios