155 libros que debes leer antes de morir · Aldous huxley · clásico · club de lectura · club de los imprescindibles · distopia · editorial debolsillo · libros · opinión · reseña · un mundo feliz

Un Mundo Feliz – Aldous Huxley

Título Un Mundo Feliz
Autor Aldous Huxley
Editorial DeBolsillo
Año 2014 (1932)
Páginas 256
Encuadernación Tapa Blanda
Género Distopia

Un mundo feliz es un clásico de la literatura del siglo XX, una sombría metáfora sobre el futuro. La novela describe un mundo en el que finalmente se han cumplido los peores vaticinios: triunfan los dioses del consumo y la comodidad, y el orbe se organiza en diez zonas en apariencia seguras y estables. Sin embargo, este mundo ha sacrificado valores humanos esenciales, y sus habitantes son procreados in vitro a imagen y semejanza de una cadena de montaje.

Este mes en el Club de los Imprescindibles tocó leer uno de los clásicos de la literatura distópica. Sólo sabía que era distopia y era de las más famosas junto a 1984 de George Orwell.
La sociedad que nos presenta el autor es realmente escalofriante ya que la natalidad está controlada y se reproduce como si fueran objetos industriales. Además que son condicionados desde el nacimiento y les proporcionan todo lo que deben desear dependiendo de su estatus de nacimiento. 
Dentro de esta sociedad, la clase alta o Alfas, encontramos a nuestro protagonista que empieza a plantearse si realmente lo que tiene es realmente felicidad o es todo artificial. Por ello, sus iguales le tratan como un fallo durante su producción.
No solo habla del condicionamiento humano sino también de la sociedad consumista. Dependiendo de cada clase es mayor o menor ese consumismo. Y lo más peligroso y chocante, para el lector, es esa idea de que si te pasa un simple pensamiento no feliz puedes acudir a las drogas, en esta ocasión llamada SOMA, para relajarte y poder llegar.
Al comienzo todo es bastante caótico en la lectura ya que se nos presenta la sociedad muy científicamente, intercalando partes muy muy densas con otras partes más rápidas de diálogos. Y en cuestión de una línea has cambiado de lugar y personajes. Pero todo ello es para mostrarnos esas frases que condicionan a los personajes.
Y aunque se explica bien el funcionamiento de esta nueva sociedad, no se explica lo que les llevo a crear esta sociedad y el por qué de algunos actos o rituales que llevan a cabo.
Como a mitad de libro nos encontramos que en esta sociedad hay gente que no está modificada ni condicionada, los llamados salvajes. Estos salvajes sería como nuestra sociedad actual, con sentimientos primarios, llevados por las ideas políticas y religiosas anteponiéndose a la persona. Entre estos salvajes encontramos a John, un chico distinto que por una serie de circunstancias acaba en una ciudad condicionada. Todo cambio es bueno pero para John no lo es.
En cuanto aparece el salvaje se nos empieza a mostrar el verdadero mensaje del libro. Que es nada más ni nada menos que si siendo uno mismo podemos ser felices o tenemos que seguir una serie de directrices iguales a todos para serlo. Sí podemos huir de los problemas a través de las drogas.
Lo más duro es ver tan real esta historia en nuestra sociedad actual, aunque había situaciones bastante divertidas o chocantes respecto al interés sexual, sobre todo en menores.
En conclusión, una distopia que pone en ocasiones los pelos de punta por lo real que puede parecer algunas cosas de la actualidad. En momentos se hace pesado porque tiene que explicar mucho la sociedad, pero en otras se quedan muchos interrogantes abiertos. 

“Y he aquí el secreto de la felicidad y la virtud: amar lo que hay obligación de hacer. Tal es el fin de todo acondicionamiento: hacer que cada uno ame el destino social, del que no podrá librarse.”  
“También predestinamos y condicionamos. Decantamos nuestros embriones como seres humanos socializados, como Alfas o Épsilones, como futuros poceros o futuros… Iba a decir futuros interventores mundiales, pero rectificando a un tiempo añadió: Futuros directores de incubadoras”.
“La gente es feliz; tiene lo que desea, y nunca desea lo que no puede obtener. Está a gusto; está a salvo; nunca está enferma; no teme la muerte; ignora la pasión y la vejez; no hay padres ni madres que estorben; no hay esposas, ni hijos, ni amores excesivamente fuertes. Nuestros hombres están condicionados de modo que apenas pueden obrar de otro modo que como deben obrar. Y si algo marcha mal, siempre queda el soma. El soma que usted arroja por la ventana en nombre de la libertad.” 
¿Habéis leído el libro? ¿Qué os pareció? Espero vuestros comentarios