Alicia en el país de las maravillas·cuento infantil·diego arboleda·editorial anaya·infantil·Lewis Carroll·libros·opinión·prohibido leer a lewis carroll·raul sagospe·reseña

Prohibido Leer a Lewis Carroll – Diego Arboleda y Raúl Sagospe

Título Prohibido Leer a Lewis Carroll
Autor Diego Arboleda y Raúl Sagospe
Editorial Anaya
Año 2014
Páginas 208
Encuadernación Tapa blanda con solapas
Género cuento infantil

Este libro narra la historia de Eugéne Chignon, una joven institutriz francesa que en 1932 viaja hasta Nueva York para cuidar de una niña, Alice, cuya desatada pasión por el mundo creado por Lewis Carroll ha provocado que sus padres le prohíban leer sus libros. La primera misión de Eugéne será evitar que Alice se entere de que Alice Liddell, la auténtica Alicia que inspiró a Lewis Carroll, ahora con ochenta años, va a visitar la ciudad para recibir un homenaje. Eugéne Chignon comprobará que las extrañas casualidades, los personajes extravagantes y las situaciones absurdas no son solo patrimonio del País de las Maravillas, sino que se encuentran a menudo en nuestro mundo y especialmente en esa casa.


Gracias a la editorial Anaya por el ejemplar

Menuda joya cayó entre mis manos gracias a la recomendación de Beleth. Si, era su recomendación para el Lijmathon, ha llegado tarde pero al final lo he leído.

Entre las páginas de este librito nos encontramos una historia, personajes e ilustraciones muy especiales. Si conoces la historia de Alicia en el país de las maravillas, sabes que no es una historia normal. Pues con este libro nos encontramos con algo muy parecido. Las situaciones que nos presentan son momentos reales que ocurrieron pero adornados con toques de Carroll. Al igual que los personajes, todos sacados del agujero del conejo blanco.
Pero al mismo tiempo nos muestran y enseñan muchas cosas. Como es que los adultos por las apariencias no prestan atención a lo que de verdad importa para la felicidad de sus hijos.
Me he reído mucho con las situaciones absurdas, con las soluciones a los problemas, y sobre todo, con esa idea tan graciosa de poner los nombres a los personajes.
También hay que destacar, esos juegos de palabras que ha hecho el autor para emular a ese escritor prohibido en su obra.
Y si es poco disfrutar de esta historia tan tierna y disparatada. Puedes recrearte con las ilustraciones de Raúl Sagoste. Que transmiten a la perfección esas palabras de Diego Arboleda, con los colores y los trazos. Con una gran expresividad de los gestos de los personajes.
En conclusión, un libro que hará las delicias de mayores y pequeños. De cuerdos y no tan cuerdos. De los amantes de Lewis Carroll y de los que prohíben leer a Lewis Carroll. Todos ellos descubrirán un nuevo país de las maravillas en las aventuras de una desastriz disimulatriz, una niña enamorada del cuento de Carroll, un hombre con un huevo gigante, un hombre-pájaro y unos padres que prohíben cosas que no deberían estar prohibidas, como es imaginar países de las maravillas.


“Una no-conversación no es lo mismo que un silencio. Un silencio es cuando nadie habla ni hace ruido. Una no-conversación es cuando nadie dice lo que quiere decir.Los silencios pueden ser relajantes y agradables. Las no-conversaciones al contrario, ponen nervioso a todo el mundo “
“Si abres una caja de música, no puedes pedir a los demás que no escuchen la melodía. “
¿Habéis leído el libro? ¿Qué os pareció? Espero vuestros comentarios

Alicia en el país de las maravillas·fantasía·infantil·Lewis Carroll·libros·opinión·reseña

Alicia en el País de las Maravillas – Lewis Carroll

Alicia es una niña a la que no le gusta leer libros sin dibujos. Un día se encuentra con su hermana a la orilla de un río, aburrida y de repente ve cómo un conejo blanco revisa su reloj y exclama que llega tarde. ¿De dónde viene el conejo y por qué llega tarde? Movida por la curiosidad Alicia lo sigue y llega a un mundo subterráneo lleno de maravillas, donde vive miles de aventuras que rozan lo irracional, donde las situaciones son como en los sueños y los animales hablan.


Este verano he querido volver a una de las historias que más me gustaban de pequeña, sobre todo por la película de Disney. Alicia en el País de las Maravillas.
La primera vez que leí este libro fue en el instituto. En ese momento me pareció un libro raro, con algunos momento sin sentido. pero que tras la explicación del profesor quedaron un poco más claros.
Ahora, en esta relectura, he encontrado fascinante el doble sentido de todo. Esas moralejas que esconde el autor a lo largo de la historia pero que la mismo tiempo era una crítica a los cuentos infantiles de la época que siempre tenían que tener una moraleja. Los juegos de lógica que pueden parecer de todo menos lógicos. Y por supuesto, todo ello acompañado de unos personajes que enamoran. Salvo la protagonista, que me ha parecido un tanto repelente y egoísta en sus actos y decisiones. El resto de personajes muestran diferentes obstáculos o pruebas que te puedes encontrar a lo largo de la vida y como podrías resolver esos problemas
Además, con toda esta historia el autor quería criticar la sociedad de la época pero de una manera “sutil”, todo explicado para “niños”.
En conjunto, el libro me ha encantado pero he encontrado un tanto precipitada la narración, la forma que tiene el autor de resolver los problemas que van surgiendo a lo largo de la historia con demasiada rapidez. Así como ese final del libro también demasiado precipitado todo.
En conclusión, un clásico muy recomendable. Que os transportará a un mundo irreal e ilógico, donde todo al final tiene sentido y nos enseña que nada es lo que parece.

“-De nada sirve llamar -dijo el lacayo-, y por dos razones. Primera, porque yo estoy del mismo lado de la puerta que tú; segunda, porque están armando tal ruido dentro de la casa que es imposible que te oigan.
Y efectivamente del interior de la casa salía un ruido espantoso: aullidos, estornudos y de vez en cuando un estrepitoso golpe, como si un plato o una olla se hubiera roto en mil pedazos.
-Dígame entonces, por favor -preguntó Alicia-, qué tengo que hacer para entrar.
-Llamar a la puerta serviría de algo -siguió el lacayo sin escucharla-, si tuviéramos la puerta entre nosotros dos. Por ejemplo, si tú estuvieras dentro, podrías llamar, y yo podría abrir para que salieras, ¿entiendes?”
“-¿Por donde empiezo, Majestad? -preguntó.
-Empiece por el comienzo -dijo el Rey, con aire grave y entendido-, y luego siga hasta llegar al final. Ahí tiene que detenerse. “
¿Habéis leído el libro? ¿Qué os pareció? Espero vuestros comentarios